martes, 11 de marzo de 2014

Lubina a la sal, un plato bajo en niveles en grasa




La lubina, conocida también por el  nombre de róbalo, pertenece a la familia de los Serránidos, orden Perciformes. Este pescado nos ofrece una variedad de recetas sanas y saludables por su bajo nivel en grasa. Tiene un alto contenido en vitaminas del Grupo B, y gran cantidad de mineras como el potasio, el hierro o el fósforo. Todas estas propiedades nutricionales son las adecuadas para el buen funcionamiento del sistema nervioso y el sistema digestivo. 

Hay infinidad de recetas para elaborar la lubina, pero una de las más conocidas es la que se elabora con sal.

La lubina a la sal, es fácil de cocinar, sobre todo para novatos, y apenas su preparación es de una hora.

Ingredientes para 6 personas


  • 1 lubina de 2 kilos con escamas y sin tripas
  • 2 kilos de sal gorda
  • 1 huevo, un chorrito de agua.
  • Patatas panaderas
  • 2 patatas grandes
  • Aceite
  • 3 dl de caldo de ave, perejil y tomillo
Mayonesa de ajo

  • 1 huevo
  • Vinagre o limón
  • Sal y pimienta
  • 3 vasos (de vino) de aceite de oliva
  • 1 diente de ajo


Elaboración

Amasar la sal con el huevo y el agua. Colocar el pescado en una bandeja de horno sobre una cama de sal y cubrir con el resto de la sal. Marcar con el dedo una ventana para poder retirar la costra con mayor facilidad una vez asado. Hornearlo a 200 ºC durante 35 minutos. Rociarlo de vez en cuando con agua, si es necesario.

Mayonesa de ajo

Mezclar el huevo batido con el vinagre o limón, la sal y la pimienta. Añadir poco a poco el aceite, en forma de hilillo, sin dejar de batir. Cuando tenga la consistencia deseada, añadir el diente de ajo pelado y mezclarlo todo junto.

Patatas panaderas

Pelar las patatas y cortarlas como para tortilla. Freírlas ligeramente en aceite y cubrirlas con el caldo de ave. Hornearlas a 180 ºC durante 30 min, aproximadamente, hasta que estén blandas. Espolvorearlas con las hierbas. Servir la lubina sin espinas, con las patatas y la salsa ali-oli.

Uno de los trucos para que la lubina a la sal quede jugosa es mantener las escamas para que la protejan de un exceso de sal.

¡Buen provecho!

Imagen: gallinablanca

No hay comentarios:

Publicar un comentario