sábado, 8 de marzo de 2014

Tomates, esenciales en la dieta mediterránea


Parece que la primavera está aquí (aunque ha venido de sopetón) y por ello hay que ir rescatando de la dieta mediterránea hortalizas que son muy  beneficiosas para el organismo y, perfectas para estos días que comienzan a ser más calurosos. El tomate puede teñir de rojo nuestros platos favoritos, a la vez que nos llenan de vitaminas.

El tomate puede ser empleado tanto en gazpacho como en rodajas. Esta hortaliza mantiene intacto su porcentaje de agua, un 95% de su peso, por lo que este sabroso e hidratante alimento, esencial en la dieta mediterránea, nos ayuda a refescarnos a la vez que aportamos muchas vitaminas al organismo. Además, el tomate de temporada no es caro y nos ayuda con el presupuesto en la cesta de la compra.



Este alimento rojo tiene la peculiaridad de ayudarnos a mantener la línea. Su escaso aporte energético y la gran cantidad de agua que contiene hacen que el tomate sea esencial en cualquier dieta de adelgazamiento. Por lo tanto si habéis comenzado con la operación biquini, no puede faltar en la dieta. Ya que, el tomate es rico en potasio, un mineral que ayuda a eliminar líquidos, siendo un eficaz diurético, y también contiene elevadas dosis de fibra, por lo que favorece el tránsito intestinal y mejora los problemas de estreñimiento.

Claro que también tiene otros enormes beneficios. Esta hortaliza es rica en licopina, un pigmento vegetal con propiedades antioxidantes que ayuda a reducir algunos tipos de cáncer, como el de próstata, pulmón y tracto digestivo. Su alto contenido en vitamina C también ayuda a reforzar el sistema inmunitario.

Otra de las grandes propiedades es la gran dosis que tiene de vitamina B3, ya que favorece el estado de ánimo positivo y el sueño reparador. Además, contiene ácido fólico, que puede mejorar el humor y la función neuropsicológica en pacientes con depresión. 

Tampoco es necesario elaborar grandes platos con ello. Un tomate cortado en rajas, alineado con un chorrito de aceite de oliva, un poco de cebolla y una pizca de sal, es perfecto para acompañar cualquier plato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario